martes, 12 de junio de 2018

El duro viaje hacia el país de la malaria

No hay duda que el proyecto de Mauricio Macri se fue a la banquina y tuvo que salir el FMI a rescatarlo.Todo parecía irle bien a la Argentina de "lo peor ya pasó", pero de pronto le diagnosticaron una enfermedad terminal que significó el fin del gradualismo. El déficit fiscal complicado con inflación, se convirtió en una bomba letal. Ahora Macri deberá emprender un itinerario muy duro. Las medidas que debe tomar impactarán de lleno en los bolsillos y pueden derivar en un marco intenso de malestar social y sindical.



 Según los pronósticos, la economía se enfriará mucho más . El Presidente está dispuesto a pagar el costo político, pero aún es impredecible determinar la cuenta que le pasarán los ciudadanos. Recurrir al FMI, como sostiene el economista Matías Tombolini, "es como pedirle plata al suegro. Te la va a prestar, pero querrá manejarte la vida".
Mantener la paz interior en medio del ajuste, es otro de los grandes desafíos para la Casa Rosada. Saben que esa imagen no es inmutable. La tranquilidad en los mercados puede invertirse en la calle con el paso de los días. Los efectos de la crisis aún no se han reflejado en la realidad cotidiana de la mayor parte de la sociedad. La reducción de los ingresos por el salto inflacionario y el parate en varios sectores, con sus consecuencias sobre el trabajo formal e informal, todavía están al caer. 
Frente a este escenario, garantizar la gobernabilidad será una ardua tarea común al oficialismo y a la oposición. Sin ella el presente puede ser caótico, y el futuro, incierto para el país y para cualquier fuerza política. Ello supone que el Gobierno tome la iniciativa en la búsqueda de acuerdos posibles y que la oposición sepa debatir, procurando consensos mínimos.
 
FORTIFICAR EL GABINETE CON GLADIADORES
 
El costado más optimista del desagregado en el compromiso de ajuste fiscal ante el Gobierno, es que el FMI cumplió con su palabra y no requirió ningún tipo de rebajas en los planes sociales tipo AUH o Trabajar. Lo contrario habría sido lapidario para las posibilidades electorales del macrismo en 2019. 
Para los meses difíciles que se avecinan, la realidad le planteará además al Presidente fortificar el gabinete con hombres de mayor cintura política. La que está por llegar será una gran pelea, que requiere contar con boxeadores muy entrenados y hasta dispuestos a pegar sin guantes. 
En agosto, cuando haya pasado el Mundial y el ajuste se combine con el impacto pleno de los últimos aumentos en las boletas de los servicios, ya nadie se acordará de los dineros mágicos del FMI, que por estas horas algunos adictos al entusiasmo visualizan como la solución de todas las cosas. Según trascendidos, se realizaría un recorte del 25% en la planta de la estructura de cargos jerárquicos de los 86 organismos públicos descentralizados, como el PAMI, la Anses y la AFIP. Si bien el objetivo está planteado, aún no se cuentan con las números del ahorro que esto generaría.
 
 
LAS ENCUESTAS COMENZARON A HABLAR
 
Según un estudio del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), la consultora que lidera Roberto Bacman.
tres de cada cuatro argentinos afirman que es perjudicial para el país el acuerdo con el FMI. Según el politólogo, "el ciudadano común tiene en claro que las consecuencias de esos acuerdos son mayores ajustes, caída en los sueldos, recortes en jubilaciones y pensiones, recesión y retrocesos en educación y salud. Aunque hasta ahora el Gobierno intentó presentar lo firmado como una especie de ganga, casi un regalo, la gente lo percibe como un elemento más en lo que considera mala o muy mala gestión de Mauricio Macri. Apenas una de cada tres personas aprueba lo hecho por la administración Cambiemos y la cuestión ya repercute en el panorama electoral del oficialismo: los ciudadanos que dicen que van a votar a candidatos opositores superan hoy en 16 puntos a quienes dicen que votarán a candidatos del oficialismo". 
Además, no faltan quienes acuerdan con la idea de que el préstamo del FMI tiene primordialmente un ingrediente político: apunta a que Cambiemos tenga el dinero y el aire para ganar el año próximo. En total fueron entrevistadas 1200 personas de todo el país en forma telefónica y los técnicos respetaron las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. 
Otro politólogo, Hugo Haime, coincide en parte con el diagnóstico de Bacman. Sostiene "que se avecinan tiempos más de enojo social que de tristeza. La gente va a ver que la plata le alcanza cada día menos y la culpa la va a tener toda la clase política". El analista reveló que no cree que el peronismo le vaya a votar al Gobierno un ajuste y menos frente al año electoral en puerta". También indicó que según sus mediciones, "hoy Macri retiene a gatas entre un 30 a 32% de la gente que lo votó, por lo que queda otro 30% de Cristina Kirchner y el resto está disperso".
 
UNA MONTAÑA FENOMENAL DE GASTO
 
Frente al actual cuadro de situación, los especialistas ven un futuro oscuro para el sueño reeleccionista del Presidente. En un año Macri deberá hacer un ajuste cercano a los 240 mil millones de pesos. Esto significa el fin del gradualismo. Los armadores de este acuerdo reclaman desde Washington un compromiso de la sociedad para bajar el déficit fiscal y equilibrar la economía. Tiene que ser de Cambiemos y de la oposición, incluido el sindicalismo. La pregunta del millón es quiénes le darán una mano a Macri para esta ingrata tarea. En este país la generosidad política se muestra a cuenta gotas y mucho más cuando ya comenzaron a sonar los tambores electorales.
Lamentablemente los pronósticos son agoreros para el bolsillo de la gente. El ministro Aranguren pretende aumentar un 60% más el gas y un 40% la luz y existe un 35% de atraso en los combutibles, según los estacioneros.
En la mira de los economistas, el año se cerrará con estanflación, cerrarán sus puertas decenas de pymes, habrá despidos masivos en sector público, la pobreza aumentará, la cotización del dólar superará las fantasías del empresario Cristiano Ratazzi y la inflación de los artículos de primera necesidad superará la media. Nadie escapará al ajuste. El presidente de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, también disparó las alarmas y advirtió que "si desaparece la obra pública hay 430 mil puestos laborales que están en riesgo. Estamos frente a un problema grave, van a echar muchos trabajadores de la construcción". agregó.
 
 
EL DESAFIO DE ALIMENTAR A LOS MAS POBRES
 
Además, el consultor VIP Miguel Ángel Broda diagnosticó un escenario apocalíptico. Lo graficó al plantear que deberá haber comedores populares abiertos las 24 horas durante toda la semana y para lo que resta del año para contener la inseguridad alimentaria. No obstante, esta vez el Fondo para atenuar el mazazo del ajuste en las clases más bajas, contempló entregar 30 mil millones de pesos para que sean destinados a planes sociales
La dramática realidad económica pega también en el frente industrial. Durante la última semana un grupo de empresas pyme denunció que hay 7.500 firmas en riesgo y apuntan a que se declare la emergencia pyme en la provincia de Buenos Aires. “Una de cada dos empresas se encuentra en situación de vulnerabilidad”, sostiene un informe de la Asociación de Empresarios Nacionales. También sectores sensibles como textiles y calzados se encuentran en emergencia. En abril, la industria cayó 2% en la medición sin estacionalidad, según el estudio de Orlando J. Ferreres. La baja está impulsada por alimentos, por la falta de insumos para molienda producto de la sequía. 
Macri se asomó al abismo y sabe que ya no tiene retrocesos. Su camino será un calvario que puede fortalecer o afectar seriamente su capital político. Sus laderos más fieles insisten en que la reelección está asegurada. No pueden decir otra cosa ante interlocutores extranjeros que tienen más dudas políticas que económicas. Entre ellas cómo impactará el ajuste sobre las chances electorales del Presidente en 2019, y si el peronismo, en sus variantes, puede volver a la Casa Rosada. "Hoy el peronismo es un recuerdo que da votos", sostiene Julio Bárbaro. Pero si se despierta y encuentra un candidato seductor, todo puede cambiar para el oficialismo en el corto plazo.
 
PARECIDO AL "QUE SE VAYAN TODOS"
 
El mayor escollo del Presidente, será doblegar un problema anexo en el Parlamento cuando haya que votar el presupuesto 2019, donde hay que reducir a la mitad el déficit, justamente en un año electoral donde todos jugarán sus fichas. 
Será necesario entonces hacer alianzas con gobernadores del peronismo para conseguir los votos. Pero el escenario de reelección cierta ya no está y en la oposición se muestran poco dispuestos a negociar porque ven que se ha planteado la posibilidad de volver al poder y que el bolsillo puede ser la fuerza dominante en los próximos comicios. 
No obstante, hay encuestas que arrojan datos preocupantes para la clase política. Por ejemplo una del CEOP, señala que la mayoría de los ciudadanos están enojados con ellos. En primer lugar se ve en el 20 por ciento que afirma que no votaría ni a un candidato del oficialismo ni a uno de la oposición. Hay un cierto espíritu, no parecido en envergadura al del 2001, de “que se vayan todos”. Es una suerte de desconfianza, enojo o desánimo con la dirigencia en general.
Como ocurre desde hace varios meses, la economía está en el centro de la escena. Pero se mezcla en forma permanente con el descrédito que ahora reina en relación con la administración de Cambiemos. Por un lado, por lo que la gente percibe como descomunal aumento de tarifas. Luego, por el acuerdo con el FMI. Y también porque se perciben cambios de discursos en forma permanente respecto de la inflación. En los momentos difíciles que están por venir, la incertidumbre es el peor de los males.

El Fondo puso la torta que le pidieron, pero el Papa advirtió que hay que desactivar la fábrica de pobres

No es para tirar papel picado, porque la Argentina ahora debe enfrentar los seis meses más difíciles que quedan del año, pero el acuerdo con el FMI despertó euforia en la Casa Rosada. Mauricio Macri ha logrado espalda para soportar los embates del mercado financiero y además podrá comenzar a aplicar desde el 20 de junio el plan económico que lo podría llevar, o no, a su reelección presidencial.



Ese día el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) le liberará los15 mil millones de dólares comprometidos para el primer desembolso del acuerdo por u$s 50.000 millones que el organismo separó para las necesidades financieras y fiscales de la Argentina por 36 meses. A este dinero se le deberán sumar unos u$s 5.650 millones provenientes del Banco Mundial, el Banco Interamericano de desarrollos (BID) y la CAF, los que se destinarán exclusivamente a sostener proyectos de obra pública hasta diciembre del próximo año.  
Pero en medio de todo esto. han vuelto a irrumpir postales de la pobreza que golpean con fuerza.  La inseguridad alimentaria es un hecho palpable en algunas zonas del conurbano, donde se esfumaron el trabajo y las changas. Además, se ha multiplicado la cantidad de gente que sale a la calle todos los días a "cartonear" y cada día son más los que timbrean para pedir lo que sea. No es precisamente "la revolución de la alegría" que proponía Mauricio Macri, sino las consecuencias de políticas económicas desacertadas que deberán corregirse en lo inmediato. Son brotes del peligroso combo compuesto por devaluación, inflación, suba de tarifas y la caída del empleo. Todos estos ingredientes  están empujando a un nuevo crecimiento del índice de pobreza, que podría colocarse en el 29% para fin de año. Implicaría un retraso significativo, como volver a niveles del 2016. Este diagnóstico fue ratificado por Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina. Según los números progresivos de la UCA, para la primera mitad del año el índice subirá dos puntos a 27% y espera otros dos más para diciembre. 
 
LA TRASTIENDA DEL ENCUENTRO DE VIDAL CON EL PAPA
 
Quiere decir que las 2.700.000 personas que lograron salir de la pobreza y 610 mil que dejaron de vivir en la indigencia para fines del año pasado, ahora regresarán al mismo estadio, aunque se sumarán más a la penosa grilla de los más castigados por el ajuste. Las luces rojas de la inseguridad alimentaria se encendieron hasta en El Vaticano. El Papa Francisco dio precisas instrucciones para que se siga muy de cerca la situación y se contenga a los más necesitados mediante toda la ayuda que se pueda. El Santo Padre también  le pidió a la gobernadora María Eugenia Vidal durante la charla que mantuvieron en las últimas horas, que extreme todos los recaudos para que no falte el pan en la mesa de los más pobres, sobre todo en las zonas del Gran Buenos Aires que son las más castigadas por los efectos de la crisis. También le recomendó que le transmita su inquietud al presidente Macri para que frene la inflación lo antes que se pueda y no se siga generando más pobreza.
Del encuentro también participaron la ministra de Desarollo Social de la Nación, Carolina Stanley y el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai. Los tres conocen al Sumo Pontífice desde que integraban el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad y Jorge Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires, recordaron las fuentes consultadas.También Vidal dio cuenta al Papa de pormenores de su lucha contra el narcotráfico y las mafias policiales.
El encuentro, que duró una hora 20 minutos se dio en un contexto significativo, Casi en paralelo con el anuncio de un nuevo acuerdo con el FMI, con la economía como una preocupación central y el empeoramiento de la situación social como una posibilidad cierta. Según el medio especializado Vatican Insider, la visita es "un nuevo gesto del pontífice hacia Buenos Aires, la provincia más populosa de la Argentina y que es gobernada por la mujer de mejor imagen en el oficialista Cambiemos, pero que afronta múltiples problemas sociales".
Ese medio también puso de relieve la designación de Francisco de "uno de sus hombres de mayor confianza: Víctor Manuel Fernández" como arzobispo de La Plata en reemplazo del ortodoxo monseñor Héctor Aguer.
 
 
EL PAN NUESTRO DE CADA DIA
 
Hay factores que es necesario analizar para explicar el rebrote de la situación de pobreza y que también inciden de manera demoledora en el cuadro alimentario. Por ejemplo, si la harina sigue aumentando, el kilo de pan podría llegar a 90 pesos. No olvidemos que la suba de este producto impacta en los sectores más bajos que consumen fideos y arroz. Por la crisis y los tarifazos, en los últimos dos meses cerraron más de 100 panaderías en la Provincia por la crisis . El valor de la bolsa de harina de 50 kilos subió 188% desde febrero último. Costaba $250 pesos a fines de febrero y en la actualidad los molinos la comercializan a $720. La carne también se ha tornado prohibitiva y un kilo de asado orilla los 180 pesos.
La dramática realidad social obligará al gobierno bonaerense a asumir el firme compromiso de reforzar las viandas en los comedores escolares, para que no falten alimentos, inclusive los sábados y domingos, donde muchos chicos no comen en sus hogares. Estos lugares y  los merenderos se ven últimamente desbordados. Según las encuestas más recientes, en 8 de cada 10 hogares las familias no llegan a fin de mes. Y encima se está hablando de un futuro incremento del 70% en las tarifas de gas, ya que los acuerdos con las empresas están pautados en dólares. 
 
GENTE QUE COME DE LA BASURA
 
Me contaba un intendente de la zona sur, que los movimientos sociales, las parroquias y las sedes comunales aparecen una vez más como último dique de contención, pero tanto los dirigentes vecinales como los funcionarios sostienen que la realidad está a punto de sobrepasarlos. Aseveran que en los barrios no se soporta un ajuste más. 
Otro dato de la realidad es que en los municipios de las zonas más pobres está cayendo de manera muy pronunciada la recaudación de impuestos. "La gente prefiere primero parar la olla", reveló el informante.
No solo prolifera cada vez más el canje de alimentos en plazas o clubes de barrio, sino que los más indigentes se agolpan en verdulerías, mercados y restaurtantes y hacen cola para retirar las sobras.
Otra prueba irrebatible de los padecimientos, tomó estado público mediante un informe de Canal 13. El periodista Martín Ciccioli dio a conocer detalles estremecedores de lo que acontece en la Villa Inflamable, en Dock Sud, donde mucha gente que vive en la indigencia, come carne de las sobras de una parrilla que las arroja en un contenedor.
Un carrero reveló con crudeza que vende baldes de 5 kilos con estos restos de alimentos  a 50 pesos y admitió que él mismo, al tener 9 hijos también lleva esos residuos a la mesa familiar. Algunos de los entrevistados que aparecieron en la nota televisiva, manifestaron que lavan la carne con lavandina, la cortan en pequeños trozos y después la ingieren en guisos o en empanadas.
 
UN INVIERNO MUY CRUDO PARA EL BOLSILLO
 
Estas situaciones están marcando que al Gobierno se le han roto todos los pronósticos. El Presidente está pagando un costo muy caro. Sigue cayendo en las encuestas, mientras se acentúa el malhumor social. Todo indica que los próximos seis meses van a ser muy complicados, ya que se empezarán a aplicar las recetas de ajuste que pide del FMI, que aunque no contemplan frenar el gasto social, generarán más desempleo, al reducirse más de cien mil millones de pesos que se pensaban destinar a la obra pública. También el Gobierno deberá desactivar la bomba de tiempo de las lebacs cuyo próximo vencimiento significará unos 40 mil millones de pesos. Es una de los requisitos del Fondo que también exige la flotación libre del dólar, con lo cual la moneda norteamericana podría llegar a los 28 pesos a fin de año. En  caso de darse ese escenario, habrá otro pico inflacionario, ya que la suba del dólar se trasladará a las góndolas, ya que los argentinos comemos lo que exportamos.
 
 
LA ECONOMIA ENTRA EN LA ERA POLAR
 
Además, según el diagnóstico la indigencia crecerá en los mismos niveles que la pobreza y se afianza cada vez más la pobreza estructural en Argentina. Recién en septiembre se conocerá la cifra oficial del INDEC, pero con un acumulado de inflación de enero a abril del 9,6% y una canasta básica con una suba del 9,27% en el mismo período, todo parece indicar que habrá mayor número de pobres en la Argentina. Hoy todas las condiciones macroeconómicas son inestables y preanuncian un profundo proceso recesivo para los próximos meses donde se observará una acentuada caída del consumo.No olvidemos que Macri prometió pobreza cero y pidió que su gobierno sea juzgado en base al descenso de ésta. 
Se equivocó Macri al afirmar que "lo peor ya pasó". El Presidente que hasta hace poco tiempo se probaba el traje de su segundo mandato, hoy camina al borde de la cornisa. Los aumentos tarifarios a repetición han sacudido además al núcleo duro de sus votantes, que cuando les tocan el bolsillo, sin otro beneficio que la suba de la inflación y la caída del salario, se sienten defraudados. Pero lo más grave, es que los desaciertos económicos han despertado de su letargo a la oposición, que ahora mira como un león hambriento al 2019.

martes, 5 de junio de 2018

En el Día del Periodista, hay mucho para contar detrás de los medios...

Si bien el 7 de junio se conmemora el Día del Periodista, por el nacimiento de la Gaceta de Buenos Aires, el momento es muy adecuado para algunas reflexiones. Los periodistas somos relatores permanentes de la realidad. No obstante, en esta fecha siempre aparecen los que se santifican con sus discursos recordando la figura de Mariano Moreno.Y está bien que lo hagan, porque el pasado siempre es más digno que el presente. Pero también es cierto que deben comprometerse con otras causas vigentes que lastiman la piel de nuestra profesión. Como por ejemplo, deberían difundir de manera permanente que hay cientos de colegas que quedaron en la calle por la ola de despidos en diversos medios estatales y privados. 



Tampoco es posible leer en los principales diarios del país, que poco a poco van desapareciendo fuentes de trabajo en la prensa escrita, radial y televisiva. Claro, cada empresa pone atención en el juego de la supervivencia y hace espíritu de cuerpo, sin mirar a los que quedan en el camino. Es la ley de una selva, donde en todas las épocas los periodistas seguiremos siendo la variable de ajuste de los grandes grupos, sobre todo de los que se llenaron los bolsillos con la pauta publicitaria estatal, a cambio de ser complacientes y poner bajo la alfombra escenarios poco gratos para el paladar de los gobernantes de turno.
Nuestra realidad es compleja, como en todos los oficios. Pero este es el más competitivo y hay que pararse bien, haciendo un sano equilibrio. Hay dos clases de periodistas. Por un lado, están los que pertenecen a la raza de los trepadores. Y por el otro, los que prefieren defender su honor y asumir los riesgos de un camino más espinoso. 
Tuve el orgullo de que la vida me puso en el lugar de conducir redacciones en gran parte de mis 50 años en la profesión. Los que me conocen saben que nunca claudiqué en defender los derechos de quienes me acompañaban, aún discutiendo  mano a mano con los dueños .En algunos casos me topé con situaciones límite y me fui paladeando la sensación amarga de que en algún momento me bajarían el pulgar. 
Tuve un faro importante que me alumbró. Fué la convicción que "el triunfo y el fracaso deben ser tomados como dos impostores", como afirmaba el escritor y poeta inglés, Rudyar Kipling. Para encarar esta profesión, es necesario tener siempre los pies sobre la tierra y no tomar altura por los cantos de sirenas, porque la caída es siempre más que dolorosa. Creérsela, es una manera de firmar la propia sentencia de muerte. Para "durar" como sostenía un veterano colega, debemos asumir que no somos otra cosa que un número dentro de las empresas. Pero eso no invalida que nos puedan cercenar la capacidad de pensar y opinar.
Otro amigo que ya no está en el mundo terrenal, solía aconsejarme sin anestesia en mis primeros años de rodaje de la siguiente manera : " mirá pibe, debés tener en claro que al final del camino nos van a medir en centímetros de columna. Será cuando llegue el momento de escribir nuestra necrológica. Tanto les serviste o no, la columna será más o menos larga. En definitiva, no somos más que un número".
Decía don Arturo Jauretche para definir la mecánica de los grandes diarios: "aparentan estar defendiendo la libertad de expresión cuando en realidad no hacen otra cosa que promover sus intereses económicos y los de sus anunciantes".
Es tan cierta la reflexión, que en muchas ocasiones me advirtieron tener cuidado con tal o cual tema, porque representaba el interés de la empresa en materia publicitaria. Eran los momentos más ingratos. Allí me debatía de que manera podía esquivar el látigo implacable de la censura. No obstante, siempre me banqué esos golpes en soledad y no los transmití en voz alta, aunque muchos me vieron putear sin saber por qué.
Para no ofender la tarea de quien se estaba ocupando de casos sensibles, les murmuraba a tono de broma : "hay que ser cuidadosos, porque son amigos de la casa". Era preferible utilizar esa figura irónica y no tacharles frases de sus crónicas.
Tengo para comentar casos concretos de luces rojas que fueron apareciendo en mi camino. Un día coloqué en tapa un título muy crítico hacia el Presidente, que por aquel entonces era Carlos Menem. El dueño me llamó a su despacho. "Mirá que yo no quiero pelearme con Menem", disparó. Era una forma encubierta de decirme que no debía meterme más en esa cancha.
También me tocó asistir a varios foros, donde los dueños de los medios se golpeaban el pecho en su afán de mostrarse en firmes defensores de la libertad de prensa. Nada más engañoso que escuchar esas voces de los paladines del periodismo "independiente”. Llegué a la conclusión que  lo que se autodenomina “prensa libre” no es tal, sino que está condicionada por intereses comerciales. Por eso hoy comienzan a tomar protagonismo muchos pequeños sitios de internet que bregan por hacer conocer la información que se silencia en los grandes medios.
En mi extenso peregrinar por las redacciones, me he topado con muchas situaciones incómodas. Principalmente, por dar a conocer mi punto de vista descarnado sobre el papel de los medios. 
Recuerdo por ejemplo que durante el primer tramo de la aparición del diario Página 12, uno de los empresarios del grupo me preguntó por qué ese diario se estaba convirtiendo en un fenómeno editorial en los kioscos. Le respondí sin meditarlo: "porque recién salen a la calle y aún no tienen compromisos publicitarios. Comentan la realidad tal cual es", aseveré. Me costó un dolor de cabeza y tuve que meter violín en bolsa ante otra repregunta inquisidora del dueño : " ¿A usted, alguna vez lo censuramos?".
A medida que fueron pasando los años, algunos medios fueron dejando de lado la ideología y se convirtieron en fábricas de dinero. Usaron la estrategia de torcerle la mano al poder de turno a cambio de obtener buenos dividendos. Es común escuchar en las reuniones de altos mandos: "hay que pegarles para que suban la pauta". En ocasiones más extremas, se usa la palabra "hay que matarlos". Es el peor momento de pobreza de pensamiento editorial, cuando irrumpe la figura encubierta de la extorsión.
También hay que decir que más allá del Estado benefactor, las grandes corporaciones multinacionales, también son los principales anunciantes de los medios de comunicación. Eso provoca una dependencia que termina torciendo el camino de la verdad. Ese sector sabe que los diarios no pueden subsistir exclusivamente con la venta de ejemplares y deben recurrir a los anuncios para obtener una ganancia que les permita el equilibrio financiero. Precisamente este factor los condiciona seriamente de tal manera, que bajo ningún concepto pueden informar sobre cuestiones que puedan perjudicar a los anunciantes. 
Jauretche definió en sus zonceras, varias relacionadas con este tema. Una de ellas colocó su broche de oro en el denominado “Cuarto poder”. Anticipándose a lo que hoy se ve con total nitidez, solía reflexionar que "en realidad que el periodismo es el primero,  pero que no tiene nada que ver con la libertad de prensa y si con la libertad de empresa".
Sus palabras hoy cobran notable vigencia. "El cuarto poder está constituido en la actualidad por las grandes empresas periodísticas que son, primero empresas, y después prensa. Se trata de un negocio como cualquier otro que para sostenerse debe ganar dinero vendiendo diarios y recibiendo avisos. Pero el negocio no consiste en la venta del ejemplar, que generalmente da pérdida: consiste en la publicidad. Así, el diario es un medio y no un fin, y la llamada “libertad de prensa”, una manifestación de la libertad de empresa a que aquella se subordina, porque la prensa es libre sólo en la medida que sirva a la empresa y no contraríe sus intereses”.
No obstante el color oscuro de la tinta, hay diarios que han preservado su historia y debieron dar grandes luchas con el poder. A esos no les caben reproches en esta crónica. Difícilmente el lector pueda leer este pensamiento en algún diario de los que enarbolan aún el envejecido concepto de "prensa libre". Algunos pidieron perdón por haber sido condescendientes con la dictadura militar. Pero aún nadie ha hecho un mea culpa del verdadero papel que jugaron en las épocas más duras donde las libertades eran cercenadas. Menos lo harán en el Día del Periodista. A la prensa se la defiende siendo de una sola manera y no pareciendo lo que no se es.

Fue un anticipo de Diario Full: Tinelli se puso el traje de candidato para el 2019

Bastó un reportaje con el periodista Luis Novaresio, para que se disparan todas las alarmas. Marcelo Tinelli desató una verdadera tormenta política. Sobre todo ante la carencia de candidatos opositores contundentes para el 2019. Mientras el peronismo deshoja la margarita y aún no tiene un referente potable, el creador de ShowMatch irrumpió en el escenario con ganas de pelear por el sillón de Rivadavia.



Por estas horas, el Gobierno está preocupado por el efecto que logró Tinelli, que mostró uñas para competir en el 2019. El animador, que se mueve en los medios como pez en el agua, ahora se presenta como una alternativa diferente contra la polarización entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner. 
Esa posibilidad había sido adelantada desde esta columna, en un artículo publicado el 27 de marzo, donde brinde pormenores de una reunión secreta entre Tinelli y Eduardo Duhalde. En esa oportunidad, el ex presidente tentó al hombre de Bolívar a subirse al ring. Pero prometió pensarlo. De allí hasta hoy, han pasado torrentes de agua debajo del puente, lo suficiente, para que el conductor televisivo haya masticado que en Argentina hay un importante espacio, para la irrupción de un candidato ajeno a los partidos dominantes.
Comentan que algunas mediciones que encargó, le dan un 45% de intención de voto, algo que hoy no tiene ningún otro candidato. Pero más allá de este dato, la decisión tiene que ver con que Tinelli además olfateó el desencanto de un sector de los votantes de Macri y el rechazo paralelo ante el fantasma de un eventual regreso de Cristina.
Al igual que Macri cuando se metió en la política después de haber manejado Boca, Tinelli muestra un perfil parecido. Le sobran puntos en niveles de conocimiento y puede además poner en vidriera su gestión en San Lorenzo.
Hay que reconocer, que su posible candidatura despierta interesados en varios sectores de la política y del círculo rojo.
 
 LO LLAMO HASTA EL COLORADO DE NARVAEZ
 
Después de aquella reunión con Duhalde, hoy lo llaman de todas partes. Una prueba de que todas las miradas están puestas en él, es que Francisco de Narváez le comunicó que está dispuesto a bancar con su voluminosa billetera su candidatura, con tal de provocarle un daño a su enemigo Mauricio Macri. El ex dueño de Casa Tía, además quiere devolverle a Tinelli aquel favor del 2009 con la representación humorística del "alica alicate", que le hizo subir puntos fundamentales y que finalmente le permitieron derrotar en las urnas a Néstor Kirchner.
El fenómeno del outsider ya empezó a preocupar al Gobierno. Inmediatamente la Casa Rosada, mostró rápidos reflejos, reinstalando la polarización con el kirchnerismo para levantar la imagen en picada de Macri. 
Tinelli ya tiene en claro que no quiere ser candidato a otra cosa que no sea presidente. Pero también lo empuja su deseo de pasarle factura a Macri por haberle quitado la AFA. A Macri también le quedó un entripado, cuando el animador le dio más protagonismo en su show a Scioli en el cierre de la campaña presidencial 2015.
Tinelli se mueve con cintura en el mundo del peronismo. Tiene buena relación con Sergio Massa. Pero también habla con diputados no kirchneristas. Su alfil es el diputado Eduardo "Bali" Bucca, que ingresó por la lista de Florencio Randazzo y fue intendente de Bolívar, la ciudad bonaerense en la que nació el animador.
Bucca le organizó una ronda de charlas sobre política con diputados bonaerenses. Pero en una jugada mediática, el conductor de ShowMatch readobló la apuesta y cuestionó  a otro presidenciable, al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Lo criticó por intentar ponerle un freno al proyecto opositor de las tarifas que está tratando el Senado. Urtubey pisó el palito y le respondió señalando que Tinelli desconoce el sistema republicano.
 
SALDRIA A LA CANCHA DESPUES DEL MUNDIAL
 
Algunos sostienen que Tinelli ya está en campaña y es probable que muestre sus cartas, después del Mundial, cuando el peronismo salga a la cancha con los posibles candidatos.
Tinelli, en los últimos días se puso el traje de candidato en la localidad de El Piquete, Jujuy, donde fue recibido por una multitud. Además, ya había hecho una recorrida similar en Necochea, donde también se mostró con gente humilde golpeada por las medidas económicas del Gobierno. "Mi mirada es para los de abajo", dijo el lunes pasado durante una entrevista que le hizo el periodista Luis Novaresio, en la barbería donde se atienden ambos (FOTO). También disparó: "que no se enojen los empresarios de arriba, pero la Argentina sale dándoles a los que menos tienen. No con beneficios para los que más tienen".
En esa charla, después de haber ojeado el diccionario básico de la política, Tinelli dio tres pasos fundamentales. Primero negó la candidatura, luego no la descartó y coronó diciendo que lo analizará si "hay una necesidad o un pedido de la gente de mi país. Hoy no lo pienso, no estoy pensando en mi ingreso a la política. Si algún día se da, no lo descarto. Hoy no lo tengo pensado, no es el momento", afirmó, poco después de ensayar un discurso donde puso mucho énfasis en "la crítica situación que está atravesando la gente.Yo siento que uno puede servir al país desde muchos lugares: desde el trabajo que hace, desde la profesión, desde un lugar honesto, de trabajo, de servicio. Yo soy una persona que está muy comprometida desde hace 25 años. Tengo un trabajo de responsabilidad social. Todo el viaje que hicimos a Jujuy, las escuelas que pateamos por toda la Puna, las charlas con las comunidades aborígenes", indicó.
 
CON EL MANUAL DE LA ECONOMIA BAJO EL BRAZO
 
Es la primera vez que Tinelli sacó de la galera sus conocimientos sobre la economía. En esa dirección, destacó que en su gestión en San Lorenzo "tenemos un dinero invertido en lo social que no es un gasto para nosotros", y lo comparó con la situación nacional. "Ayer venía en el avión, leyendo a un economista de la fundación Bunge & Born que decía que ojalá los políticos inviertan en la educación de primera infancia. Claro, es mucho más fácil invertir en una autopista porque la ves. Pero en la primera infancia se invierte muy poco. Y la tasa de retorno es a 20 o 25 años. Por ahí es mucho más fácil  comprar Lebacs o poner un bono que te dé el 5% anual. En la Argentina hay que hablar de proyectos que vayan más allá de los gobiernos", lanzó como un verdadero desafío futuro para implementar políticas de Estado.
También lanzó críticas a la gestión económica de Macri. "La economía tiene tres patas: consumo, exportaciones e inversiones genuinas, no la timba financiera, esto que ha pasado en los últimos años. Si empezás por el consumo de la gente, dándoles para que consuman más, es posible que después vengan más inversiones", disparó.
"El consumo sigue cayendo muchísimo, pero no siento que es de este gobierno. Es del anterior, también. Es algo estructural. Me pone muy triste cuando todos dicen: 'Este país es inviable'. La puta madre, ¿qué inviable? ¡No puede ser inviable este país! Como decía mi abuelo, el granero del mundo, con la riqueza que tiene este país...", dijo Tinelli.
 
CRUJE LA GRILLA DE COMPETIDORES
 
El conductor se encargó también de remarcar algunas críticas contra el kirchnerismo y recordó que La Cámpora bloqueó su desembarco en Fútbol Para Todos por las críticas que le hacía a Cristina Kirchner.
Es que el principal activo de Tinelli sería tratar de romper la grieta Macri-Cristina y encontrar un resquicio para decidir su desembarco. Por eso empieza a ser mirado con buenos ojos por el peronismo no kirchnerista.
Si Tinelli concreta sus aspiraciones, el escenario para el 2019 se pondrá picante. Agustín Rossi ya confirmó sus "ganas de ser candidato". Otros hablan de la fórmula Massa-Pichetto. Por el lado de Cambiemos, María Eugenia Vidal, como adelanté en exclusiva desde esta columna, podría convertirse en el "plan B" del oficialismo. Sería el muleto de Cambiemos, en caso de que  siga naufraganto la imagen de Macri.  Mientras, Cristina Fernández sigue siendo una incógnita y su espacio sueña con una gran PASO con el peronismo encabezado por Urtubey y Felipe Solá que defina al candidato 2019.
El peronismo -que incluye al kirchnerismo para posibles alianzas- tiene diversas aristas. Por un lado, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey ya manifestó que trabaja "para que podamos ofrecerle a los argentinos una alternativa superadora a lo que se le ofrece en la actualidad". El esposo de Isabel Macedo representa al sector "dialoguista" que el propio espacio de Cambiemos reconoce como un rival digno, ya que no conciben la idea de una alianza con Cristina.  Del otro lado, se encuentra el massista Felipe Solá, que inesperadamente se lanzó como candidato: "Me gustaría ser candidato pero soy realista", y no descartó la alianza con Fernández de Kirchner.Además. Otro que se sumaría a la "gran PASO" de haber acuerdo es Alberto Rodriguez Saá, un jugador del agrado del paladar CFK y que tendría intenciones de ser candidato. Con el Gobierno herido en un ala por los desaciertos económicos, hoy cualquier baraja que proponga una salida y un marco de optimismo, le vendría bien a la gente. Y de eso, Tinelli sabe más que todos.

El Plan B: Vidal-Sanz presidenciables y Carolina Stanley para la gobernación

María Eugenia Vidal conserva una particularidad que la diferencia claramente de Mauricio Macri. Cuando asumió dijo la verdad: "Scioli nos dejó una provincia quebrada". Eso le allanó el camino para hacer las correcciones de fondo y la preservó en gran parte de las turbulencias que generó la Casa Rosada. En cambio Macri ocultó bajo la alfombra la bomba de tiempo que le dejó Cristina.


Vidal a través de dos años y medio de gestión, se ha convertido en una de las voces más creíbles del oficialismo, de allí que su imagen positiva supere por muchos cuerpos a cualquier figura del plantel amarillo. Frente a este cuadro de situación, los asesores presidenciales creen que Macri aún tiene tiempo de recomponer su imagen dañada por la corrida financiera. Pero guardan dudas sobre lo que puede ocurrir con las condiciones que imponga el FMI. Temen que el Presidente  termine pagando un gran costo político. Por eso Vidal aparece en las gateras con un futuro presidenciable bajo el brazo.
Intuyen que el acuerdo con el FMI será claramente recesivo y buscará reducir el consumo público. Será algo así como entrar en la era de hielo. También hay que decir que la espiral inflacionaria de mayo dejará a los asalariados con menos poder adquisitivo y reducirá el consumo privado. Las exportaciones no crecerán durante este año porque el país tiene menos mercadería para vender al exterior producto de la sequía. 
Otro tema a tener en cuenta, es que la devaluación de las últimas semanas, superior al 20% y el avance de la inflación, amenaza la viabilidad de la política tarifaria instrumentada por el ministro Juan José Aranguren para el gas y la electricidad. En ambos casos, los precios del producto están calculados en dólares con un sendero ascendente hasta 2019, mientras los márgenes de transportistas y distribuidoras tienen asegurado el ajuste semestral por índices de precios.Si no hay modificaciones, esa combinación implicará nuevas e importantes subas antes de que termine el año. 
Además, la inversión sigue ausente cuando el calendario marca que faltan solo 15 meses de la elección primaria presidencial y el oficialismo está muy flojo de papeles en las encuestas. Macri ha reconocido que su dream team juega mal, pero por ahora no cambia a sus jugadores. Por lo tanto no logra resultados y la hinchada que lo votó está muy molesta, comenzaron los silbidos y reclama que muevan el banco de suplentes. El gobierno espera que lo salve el mundial de futbol, pero de seguir en esta tónica, comenzarán a mirar el promedio del descenso.
 
EL SECRETO MEJOR GUARDADO
 
Frente a este escenario, el gurú Jaime Durán Barba promete sacar un conejo de la galera. Guarda bajo siete llaves el Plan B, en caso de naufragio de la figura de Macri. La carta es jugar a la joya más preciada del PRO: Vidal candidata a la Presidencia en el 2019, posiblemente acompañada por el radical Ernesto Sanz, el verdadero arquitecto político de Cambiemos tras el Congreso de la UCR en Paraná. De paso, significaría un reparto más equitativo del poder con sus socios.
Esta posible salida surgió después de dispararse las alarmas en la Casa Rosada con la medición reciente que realizó la consultora Grupo de Opinión Pública, previo a la turbulencia financiera. Las conclusiones fueron que de once dirigentes centrales del país, Mauricio Macri quedó octavo si se tiene en cuenta la imagen positiva, cuando hasta hace algunos meses integraba el podio de los tres mejores. El Presidente tiene un diferencial negativo de 20 puntos: 59,2% de "mala y muy mala", contra 39,2% de "buena y muy buena", según consignó Clarín quien tuvo acceso al reporte.
Aunque Macri mide mejor que Vidal para Presidente en la tabla general de esta encuesta, cuando se hacen los planteos de segunda vuelta, el seguro posible escenario, el rol se invierte. La gobernadora les gana a todos (Cristina, Massa, Florencio Randazzo, Juan Manuel Urtubey y Máximo Kirchner). Por último, la tabla de imágenes la lideran tres mujeres: la gobernadora María Eugenia Vidal (52,5% de positiva); la líder del GEN, Margarita Stolbizer (47,4%), y la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió  (47%). Vidal y Stolbizer son las únicas dos de todo el ranking con más miradas positivas que negativas.
Para los asesores de Macri, Sanz es un jugador ideal para acompñar a Vidal en el 2019.Hay quienes lo llaman, la “esperanza de los boinas blancas” del no-peronismo. "Pregúntele a un radical y sin dudarlo le dirá lo buen radical que es", sostienen los informantes. Este mendocino es un excelente orador con amplia experiencia parlamentaria, con 11 años de Senador Nacional sobre sus espaldas y una buena cantidad de minutos de exposición en los medios. Pero hay que reconocer que aún está verde y no puede hacer pie en la mente del votante. No obstante, un buen trabajo de campo en los medios puede posicionarlo. Sobre todo, después de su ingreso a la mesa chica del poder.
 
EN BUSCA DE UN CLON DE LA GOBERNADORA
 
Para el caso de que Vidal se convierta en el mascarón de proa de Cambiemos en el 2019, esta salida plantea el desafío de la frazada corta.Las dudas para Cambiemos es como sostener a la Provincia de Buenos Aires, donde se librará la madre de todas las batallas y el peronismo aparece como un tiburón hambiento. Algunos miran para el sillón de Dardo Rocha a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. "Casi un clon de Vidal", sostienen, ya que tiene buena llegada a los movimientos sociales y en parte ha logrado desactivar la protesta callejera. Se la ve como una mujer sensata y de alta sensibilidad. Los publicitas tendrán que trabajar duro para posicionarla, pero no hay que olvidar que cuando Vidal salió a la cancha, muchos la llamaban Heidi, pero terminó convirtiéndose en la mano más firme del oficialismo.
Basta con recorrer su perfil para darse cuenta de la formación de Carolina Stanley. Cuando terminó su secundario en la bilingüe Saint Caterine School decidió continuar abogacía. En ese momento eligió inscribirse en la universidad pública. También fue cursando una materia, en la Universidad de Buenos Aires -que ponía el foco en el sistema carcelario y la situación de los detenidos- donde sintió que tenía una “vocación social”.
Hija del ex presidente del Citibank y ejecutivo del Banco Macro, Guillermo Stanley, Carolina entró al mundo de la función pública en 1998 con apenas 23 años, durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem, como consultora en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.
 
UNA JUGADORA CON EXPERIENCIA
 
Fue gracias a su paso por la gestión pública que dos años más tarde, en el año 2000, la legisladora María Laura Leguizamón, integrante del espacio peronista, le propuso a Carolina ser su asesora en el área social. Este salto definitivo a la política también le significó una nueva etapa en su vida personal. En la misma época trabajaba en ese despacho un joven salteño y desenvuelto de tradición peronista: Federico Salvai. Se casaron y tuvieron dos hijos. Federico Salvai es hoy el jefe de Gabinete de la gobernadora de Buenos Aires, la mano derecha deMaría Eugenia Vidal. Contando ya con algunos años de experiencia, Stanley decidió tomar nuevos rumbos y al mismo tiempo que comenzó a militar en las filas del incipiente partido político de Mauricio Macri, en el 2003 se acercó al Grupo Sophia, el think tank fundado en 1994 por Horacio Rodríguez Larreta.
Larreta también tuvo sus inicios en la gestión pública con el peronismo. Durante la presidencia de Carlos Menem fue designado como Gerente General del ANSES. Rodríguez Larreta que ya había reclutado para su grupo a María Eugenia Vidal, vio en Carolina una mujer con un bagaje de experiencia social importante que además apoyaba la idea de que es el sector privado el que debe impulsar las políticas públicas para un “cambio social real”. Fue así que la nombró en el año 2004 Directora Ejecutiva del grupo.
En la última semana, tanto la gobernadora bonaerense, como el jefe de Gobierno porteño, ya tienen una silla permanente en la mesa chica del poder. Saldrán a bancar el proyecto y sumarle gobernabilidad a Macri. Pero será de una manera cuidadosa, para que no se los devore la mala imagen del fantasma del Fondo. Por lo relevantes que son para la estructura de ese espacio y la continuidad del macrismo en el Poder Ejecutivo a futuro, la sugerencia del gurú Durán Barba es "cuidar la imagen" de Vidal y Rodríguez Larreta.
 
EL AJUSTE BONAERENSE EN LAS GATERAS
 
La semana próxima será clave para la gobernadora. Debe empezar a delinear el ajuste en la Provincia. El discurso que le recomendaron sus escuderos, será "ajustar haciendo" y mostrar gestión. Pondrá énfasis en sacarle más recursos al juego, subsidios menos dolorosos y parte de la obra pública. La idea es rever todo el presupuesto que ha quedado desacomodado por la turbulencia financiera. Vidal se cuidará de no tocar planes especiales, tanto en salud como en seguridad, para no darle excusas para la critica a la oposición. Los gobernadores peronistas, que se ven venir la candidatura de Vidal, en la reunión de Tucumán pidieron al Ejecutivo que se le retaceen fondos de la coparticipación y los repartan con las provincias.
En resumen: el futuro de Cambiemos, hoy está en manos del Fondo. Se acabó el "Plan perdurar" y el oficialismo piensa solo en la supervivencia. Ya hay Plan B, pero asta historia recién está en elaboración, aunque tendrá epílogo obligado en octubre de 2019.

Una bomba: desobediencia civil con las tarifas, vuelta al trueque y extraño clima

Hay quienes comparan a la inflación con el ladrón más sutil y eficaz. Se trata de un impuesto despiadado y sin legislación que afecta siempre a los sectores más desprotegidos. Esta epidemia. hoy está avanzando de manera peligrosa y encendiendo las alarmas en diversos distritos del Gran Buenos Aires. Para poner un ejemplo, en zonas donde la pobreza aprieta fuerte, como Moreno, los vecinos han caído en la desobediencia civil y protegen sus medidores como pueden -como se observa en la foto- para impedir que Edesur que lleva casi 34 mil cortes, les suspenda el suministro. Es solo una postal descarnada de la malaria, que también asoma en el segundo y tercer cordón, donde ha vuelto a proliferar el trueque de alimentos. En La Plata, por ejemplo, hay gente que timbrea pidiendo alimentos: "hasta fideos rotos", me solicitó una enflaquecida mujer que se presentó en mi casa.



Cuando se devalúa la moneda, también se devalúa la confianza de la gente en los políticos. Y eso es muy peligroso, porque se puede volver a los tiempos del "que se vayan todos". Estamos en los umbrales de que ese fenómeno vuelva a tomar cuerpo. Los memoriosos deben recordar que espontáneamente afloró en el curso de las protestas populares, piquetes y cacerolazos que caracterizaron a la crisis de diciembre de 2001. La consigna expresaba la crisis de representatividad y el desencanto completo de la población respecto de sus dirigentes, exigiendo la renuncia masiva de los gobernantes. Encuestas y análisis políticos concluyeron que en esos días el 70% de la población apoyaban la consigna "que se vayan todos".
Argentina se encontraba por entonces en recesión desde 1998 y con una alta tasa de desempleo, trabajo informal y pobreza, luego de haber realizado durante la década de 1990 una radical transformación económica caracterizada por la convertibilidad del peso y el dólar, las privatizaciones, la desregulación de los mercados y la flexibilización laboral, siguiendo las pautas del Consenso de Washington y las instrucciones del Fondo Monetario Internacional.
Si bien es cierto que el de hoy  no es el mismo escenario, pero encuentra secuencias parecidas. Uno de los datos que preocupa a la Casa Rosada, es que durante la semana que pasó, los movimientos sociales volvieron a ganar la calle. Esa es la pesadilla de Macri, porque intuye que se le puede escapar la situación de las manos. 
Lejos de cualquier tremendismo, hay otros síntomas inquietantes que muestran la temperatura de la crisis. En el segundo y tercer cordón del conurbano, que incluye a La Plata, se está acentuando la metodología del trueque de alimentos. Para los sectores más pobres, la harina que picó en punta con la inflación en las góndolas, los fideos y el arroz, son los productos más codiciados en la odiseoa de parar la olla y se están convirtiendo en inalcanzables. También es notorio el incremento de chicos en los comedores de las escuelas.Las zonas donde esta realidad pega más fuerte son Quilmes, Berazategui, Florencio Varela, Esteban Echeverría, Ezeiza, Moreno, Merlo, Malvinas Argentinas, Hurlingham, Ituzaingó, Tigre, San Fernando, José C. Paz, San Miguel, Almirante Brown, La Plata, Berisso, Ensenada, San Vicente y Presidente Perón.
En el populoso partido de La Matanza también se están desarrollando clubes de trueque en las localidades de Gregorio de Laferrere, González Catán, Rafael Castillo y Virrey del Pino. Para ampliar la oferta y los lugares de trueque, los asistentes se conectan a través de grupos de la red social Facebook o a través de WhatsApp.
Entre los grupos más numerosos y activos se encuentran: "Trueque sin dinero sólo alimentos Laferrere Mac y Oeste, Catán, Casanova", con más de 41 mil miembros, "Trueque Laferrere", con 14 mil integrantes y "Trueque del Km 35 al 47, sólo trueque sin dinero", con 17 mil vecinos. También Mar del Plata, donde la desocupación golpea muy fuerte, ha adoptado la misma metodología.
 
EDESUR LE CORTO LA LUZ A CASI 34 MIL HOGARES
 
Otro de los signos de malestar social tiene que ver con las tarifas de luz. Hartos de las suspensiones de los servicios básicos por falta de pago, vecinos de la zona del Oeste del Gran Buenos Aires han decidido proteger a los medidores para que no sea interrumpida la prestación de agua, luz y gas.
La realidad marca que miles de argentinos se encuentran imposibilitados de poder pagar los  aumentos siderales que llegan mensualmente a todos los hogares. Por ejemplo, en Moreno, los vecinos se movilizaron y no permiten que las empresas eléctricas corten la luz a quienes no pueden abonarla. Esta suerte dedesobediencia civil, tiene que ver con que Edesur le cortó el servicio a 33.976 hogares. Por eso con ingenio y organización, los vecinos envían un fuerte mensaje al Gobierno y a las empresas.
El peronismo observa expectante la situación. Tiene en claro que acompañará a Macri para sostener la gobernabilidad, pero solo hasta la puerta del cementerio. Percibe olor a calas en el horizonte.
 "Macri creyó que como en el mundo lo reciben bien a él no podía tocarle una crisis financiera. Eso de las corridas cambiarias solo le podía pasar a la vieja política. Es decir, a nosotros", admitió en voz baja un avezado dirigente radical. Si Macri tuvo esa idea, olvidó las fallas estructurales de la Argentina, que, por cierto, lo exceden. Y ahora lo está pagando con la baja en la credibilidad de su equipo de gobierno.
Los números crudos de las consultoras son indigestos para la gestión de Cambiemos, que tiene la aprobación de, apenas, un 35% de la sociedad . Es el nivel más bajo desde que iniciaron la gestión. Además, el rechazo es de un 53%. Macri perdió entre 5 y 10 puntos en las últimas tres semanas. Se trata de un número que guardan bajo llave en la Casa Rosada y que está en el último informe que preparó una consultora "confiable" para el equipo comunicación que lidera el jefe de Gabinete, Marcos Peña. 
 
 
EL ENDEUDAMIENTO ES UNA BOMBA DE TIEMPO
 
Tambien hay que tomar nota que una  consultora de primera linea, que realiza sondeos reservados para el círculo rojo, sumó un nuevo menú en su informe de mayo: "¿Qué es lo que el Gobierno puede rescatar en este momento? Primero, que entre los opositores ninguno ha logrado obtener un rédito en el campo de la opinión pública. Cae Cambiemos, sube el descontento social. Nadie lo capitaliza". Pero luego, la misma consultora profundiza con una pregunta más específica: ¿quién le gustaría que fuera el próximo presidente del país? Y en ese apartado, dentro del espacio del PJ -que concita el 21% de intención de voto-,  Sergio Massa aparece como  el más beneficiado. No obstante, Cristina es la figura más importante de la oposición, pero su alto rechazo social la convierte en una candidata inviable para una eventual segunda vuelta. Este es el dato que entusiasma a los renovadores.
Todos sueñan con un campo fértil. Pero como advierte Germano: hay que volver a medir el humor social después del acuerdo con el FMI . "Estamos ante un escenario que lo cambió todo e intuyo que las más afectadas van a ser las figuras del Gobierno".
El endeudamiento es una bomba de tiempo.Según el informe semanal del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV), el Banco Central pagó en los últimos dos años un promedio de $5.550 por segundo en concepto de Lebacs. La cifra asusta: según la institución académica, el monto pagado a la especulación financiera asciende al equivalente de 146 centrales Atucha, 9500 escuelas o 57 millones de jubilaciones mínimas.  
El ministro de Hacienda ya reconoció que la corrida cambiaria provocaría más inflación y menos crecimiento. Si bien el Gobierno no tiene muchas herramientas para evitarlo, sí puede tomar medidas para morigerar algunos efectos. Por ejemplo, flexibilizar el cumplimiento de los impuestos, para no recargar financieramente a las empresas. También debería activar la asistencia a comedores sociales y entidades de similares fines sociales, para soslayar el impacto que la suba de alimentos podría tener sobre la indigencia. El país necesita un plan de largo plazo consensuado con la oposición. Grandeza de todos. Si la estrategia nacional se reduce a quién gana la próxima elección, estamos en el horno. El del FMI o el que sea. La foto de la Argentina de hoy se ha vuelto color sepia. Dependerá del Gobierno y la clase política recuperar a pleno la paleta de colores.

Los que mancharon la escarapela

Imagino un escenario hipotético y delirante. Y me pregunto qué haría Mariano Moreno en un día como hoy vestido de época, frente a la presencia inquisidora de la canosa Christine Lagarde, la directora del FMI. Cómo reaccionarían el resto de los patriotas que pegaron el primer grito de libertad, si les quisieran imponen un plan económico desde el exterior. O al enterarse que la timba financiera se lleva un promedio de $5.550 por segundo en concepto de Lebacs. O que el monto cedido a la especulación asciende al equivalente de 146 centrales Atucha, 9500 escuelas o 57 millones de jubilaciones mínimas. O que vienen los acreedores con más versiones de más ajuste contra la clase pasiva y con la carpeta de las AFJP bajo el brazo. Parece todo muy loco, pero es la misma película de otras épocas, aunque en medio de un escenario doloroso con 13 millones de pobres y una población abiertamente decepcionada con la clase política. ¿A dónde fueron a parar los ideales de 1810 y la plata que se robaron?. El pueblo quiere saber.

Cuando escaneamos el pasado, llegamos a lo más profundo de la historia y nos topamos con un verdadero yacimiento de ideas. En ese lugar rescatamos los valores que se perdieron por largos ciclos de antinomias políticas. El espíritu del 25 de Mayo de 1810 por estas horas debe llamarnos a la reflexión. Significa el primer acto de ruptura de nuestra situación colonial y el comienzo revolucionario de la independencia. Es el primer grito de libertad frente a la corona española y el acto fundante de nuestra nacionalidad. Como contrapartida, esta fecha patria nos encuentra, por un lado, ante una gran ofensiva del capital financiero internacional y de las grandes potencias que pretenden profundizar el control y la dominación de nuestra independencia económica. Y por otro, una gran decepción de la ciudadanía que ve que la gran parte de la clase dirigente aparece impotente para dar respuesta a sus grandes preocupaciones. Si los hombres que encabezaron la Revolución de Mayo se levantaran de sus tumbas, probablemente pensarían que sus aspiraciones deben volver a conquistarse. Pero lo que me queda claro, es que nunca acudirían a pedirle ayuda a un virrey del que supieron cortar cadenas y que hoy aparece  enmascarado en el Fondo Monetario Internacional. ¿Se imaginan a Mariano Moreno recibiendo a Christine Lagarde?. Una mujer que no bebe, es vegetariana y saca siempre tiempo en su agenda de giras por el mundo para ir a comprar piedras preciosas, una de sus debilidades, y quienes le son cercanos cuentan que colecciona caricaturas de sí misma. Su favorita, a la vista de todos en su despacho, es una en la que aparece vestida como una dominatriz que subyuga a un grupo de hombres banqueros, una confesión evidente de eso con lo que suele hace broma: que en donde hay muchos hombres siempre hay líos.
Pero en el esquema político actual existen otros parangones con aquella Argentina de 1810. La crítica habitual es que Macri no actúa como un presidente, sino como un rey. O como si el país fuera SOCMA, la empresa que fundó su padre .Un dueño donde todos los demás son sus empleados, que pueden aspirar a cualquier cosa menos a su propio puesto de presidente, y que no tiene que compartir nada con nadie. Pero aún los reyes que sobrevivieron turbulencias, intuitivamente practicaron el diálogo para poder perpetuarse. Los aliados de Macri esperan, aunque escépticos, que desarrolle esa capacidad y se deje ayudar para que el país pueda salir del pozo.
 
LA REVOLUCION DE LA VERGUENZA
 
Debemos admitir que la Revolución de Mayo fue el puntapié inicial para lograr la libertad y del nacimiento de la Argentina, que se concretaría luego en la Casa Histórica de Tucumán el 9 de julio de 1816. Es apropiado entonces rescatar el pensamiento de la época. "El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien; él debe aspirar a que nunca puedan obrar mal. Seremos respetables a las naciones extranjeras, no por riquezas, que excitarán su codicia; no por el número de tropas, que en muchos años no podrán igualar las de Europa; lo seremos solamente cuando renazcan en nosotros las virtudes de un pueblo sobrio y laborioso", escribió Mariano Moreno. 
La vigencia de esas palabras deberían hoy ser un faro, frente una clase política que se muestra devaluada ante la opinión pública, por la falta de mensajes esperanzadores, buenos ejemplos y la corrupción que mancha sus vestiduras. Son factores que terminaron sumiendo a más del 30% del país en la pobreza y la desocupación. Hubo muchos políticos que además se robaron descaradamente el término "revolución" para bastardearlo bajo el paraguas de la demagogia. Carlos Menem, por ejemplo, fue uno de ellos, que puso como excusa para vender las joyas del patrimonio nacional, con la excusa de que iniciaba la "revolución productiva", acompañada de un salariazo. Toda una fantasía que terminó en un desastre, que coronó el gobierno de la Alianza con Fernando de la Rúa, con un corralito, un corralón, un país incendiado y la peor cara de la pobreza que se conozca.
Anestesiados por la realidad y por el goteo de la decepción, los argentinos nos fuimos convirtiendo en una nación dependiente. Le pasó al propio Perón sobre el cierre de su segundo mandato. Lo mismo le ocurrió al kirchnerismo en el último tramo de Cristina, producto de circunstancias propias e internacionales –estas últimas, justamente, debidas al acceso restringido a capitales externos– que hoy el gobierno de Cambiemos llama “turbulencias” con una liviandad asombrosa.
 
LA GRIETA QUE NO SE CIERRA
 
Desde aquel lluvioso viernes de mayo de 1810, han pasado 208 años y el país sigue en construcción, con permanentes luces rojas y tratando de resurgir de sus escombros. Pero envuelto aún en antinomias crónicas que generan grietas y traban a menudo su evolución. Es notoria la falta de diálogo en la clase dirigente -gobernantes y opositores- que obra por reacción contra los sectores que tienen ideas diferentes. Descalificándose y anulándose mutuamente, lo que reflejan es un preocupante estado de inmadurez.
Decía Manuel Belgrano cuando le molestaban las piedras en el zapato: "Me hierve la sangre, al observar tanto obstáculo, tantas dificultades que se vencerían rápidamente si hubiera un poco de interés por la patria". Los hombres de Mayo demostraron que con convicción, compromiso, hambre de libertad, amor por esta tierra y con unión por una causa común, todo es posible. Luego de más de dos centenarios, habría que retomar la lectura para aprender la lección.
Hoy no están las tropas españolas en el escenario. Pero aparece el endeudamiento, el más despiadado de los ejércitos invasores que pretende esclavizarnos por décadas. Allí está parapetado el fantasma del Fondo Monetario Internacional (FMI), al que algunos como el  propio Gobierno, pretenden calificar de "buenos muchachos" que aprendieron la lección y ahora vienen a reivindicarse con políticas más sociales. Pero lo que nadie dice, que tienen bajo el brazo las mismas y duras recetas del pasado. Creen por ejemplo que una reforma del sistema jubilatorio ayudará al gobierno argentino a bajar el déficit fiscal en alrededor del dos puntos del PBI.
La recomendación del organismo en ese sentido fue clave para que la Casa Rosada cambiara a fin del año pasado la ley de movilidad previsional, que ajustaba los haberes según el sueldo del personal activo y la recaudación de la ANSES, por otra que prioriza la inflación, con lo que se amortiguan los aumentos. 
Ahora el FMI va por más: propuso un sistema mixto, en que el Estado sólo cubra un básico equivalente al 25% del sueldo promedio del personal activo y el resto surja de una cuenta de ahorro individual a la que se destinarían los aportes de cada trabajador y de su empleador, en una nueva versión de las AFJP. No es ni más ni menos, que otra reedición de la fotografía del pasado en la década del 90. Con eso, el rojo del sistema previsional bajaría del 3,1% del PBI a sólo el 1 por ciento. Semejante reducción del gasto público allanaría el camino para que el Fondo otorgue un préstamo stand by a la Argentina, se dice desde la óptica de los especialistas.
La pregunta frente a lo expuesto, es cuál sería la postura de aquellos patriotas si se enteraran que el Banco Central pagó en los últimos dos años en la peligrosa ruleta de la timba financiera un promedio de $5.550 por segundo en concepto de Lebacs y el monto cedido a la especulación asciende al equivalente de 146 centrales Atucha, 9500 escuelas o 57 millones de jubilaciones mínimas. ¿Qué dirían aquellos hombres de mayo frente a semejante saqueo de la nación?.  
 
LA DEMOCRACIA PARA CONSTRUIR
 
Volviendo al pasado, es cierto que la guerra por la independencia y las luchas civiles demoraron la consolidación de los ideales de Mayo y se debió esperar a que la generación de 1837, la más brillante de nuestra historia, con Echeverría, Sarmiento, Alberdi, Gutiérrez y Mitre en primera fila, los retomaran para forjar un proyecto de país basado en sus principios.
En la redacción del Dogma de Mayo, además fue crucial la meta de superar la contrarrevolución rosista y retornar a los principios de Moreno. Escribió Echeverría: "La palabra progreso no se había explicado entre nosotros. Pocos sospechaban que el progreso es la ley de desarrollo y el fin necesario de toda sociedad libre, y que Mayo fue la primera y grandiosa manifestación de que la sociedad argentina quería entrar en las vías del progreso". Echeverría repite las consignas sobre el progreso de Sarmiento y Alberdi, pero su verdadero aporte diferencial radica en el modo que lo combina con el desarrollo de la democracia.
Una frase resume de manera impecable su visión: "El problema fundamental del porvenir de la nación argentina fue puesto por Mayo. La condición para resolverlo en tiempo es el progreso. Los medios están en la democracia, hija primogénita de Mayo". Echeverría nos deja un legado, una receta infalible: para progresar debíamos construir una sociedad democrática.
Y lo hicimos, aunque lamentablemente con una cuota de sangre derramada. Tuvimos que vivir las desafortunadas irrupciones de los procesos militares, que más allá de cercenar el libre pensamiento, hasta nos llevaron a una guerra perdida de antemano con los ingleses por la recuperación de las Malvinas.
 
ADIOS AL SUEÑO DE LAS AMERICAS
 
Algunos pensadores reflexionan que hoy los argentinos deberíamos volver del exilio de nosotros mismos. Simplemente por haber sido lo que fuimos y ser lo que somos. Por estas horas, evocamos la patria grande que era pensamiento puro hecho realidad. Una revolución de futuro abierta a los hombres de buena voluntad que se tradujo en prosperidad. Y en la comparación, perdemos, porque hoy no tenemos ojos mejores para ver la patria. Entre todos nos encargamos de echar por tierra las Américas que soñaron nuestros abuelos, millones de inmigrantes que cruzaron el océano atraídos por la esperanza de una vida mejor. Que la obtuvieron rompiéndose el lomo. Que educaron a sus hijos y ascendieron socialmente por su exclusivo esfuerzo, por honrar y priorizar el trabajo honesto de sol a sol. Hoy ese trabajo está ausente en miles de hogares del Gran Buenos Aires que sufren las penurias del peor tarifazo de la historia. Faltan viviendas, cloacas y agua corriente, algo que pondría rojos de verguenza a aquellos hombres de Mayo. Sobre todo al enterarse que pasaron más de 200 años y hay gente desesperanzada porque no tiene presente y le robaron el futuro. Las deudas sociales de hoy, son consecuencia de la plata de la corrupción que se robaron los diferentes gobiernos que mancharon la escarapela y los ideales de Mayo.
A veces pienso si pudiéramos contagiarnos aunque sea un poco, del optimismo que movía a los patriotas que hicieron la revolución. Hoy estamos viviendo las vísperas de los 208 años de Mayo, pero ni siquiera el aniversario del acontecimiento más trascendente de nuestra historia tiene la fuerza moral suficiente para convocar a los argentinos a salir de la grieta elaborando políticas de Estado y a largo plazo para terminar con la pobreza, la inflación, la timba financiera y el endeudamiento.
Los objetivos de los hombres de Mayo se hicieron realidad en buena medida en la historia argentina, pero muchas de esas conquistas se derrumbaron como un castillo de naipes en las últimas décadas.
No obstante, las aspiraciones de 1810, puestas de repente en el  calendario del 2018, resultan ideas de avanzada. 
¿Es posible recuperarlas?. Con un pueblo al que se apela mediante mensajes televisivos vacíos de contenidos, con graves deficiencias en su conciencia ciudadana, la encrucijada no admite respuestas sencillas. Hoy la clase política ensaya soluciones imprevistas desde la crisis. Y eso no asegura estabilidad en el largo plazo. Hace falta un baño de patriotismo, pero en las duchas de 1810. Debe ser antes de que sea demasiado tarde. Hay que acallar los ecos del "que se vayan todos" y desactivar de una vez por todas a los socios desaforados del "Club del Helicóptero".